• Header Carreras

LA PASIÓN NOS UNE

LA PASIÓN NOS UNE

La pasión es un sentimiento vehemente, intenso, una emoción definida, sentimiento profundo que nos impulsa, fortalece, y puede definir muchas de nuestras acciones hacia personas, actividades o situaciones. En su aspecto positivo es una magia que nos hace creadores, invencibles, energéticos y positivos.

A la Familia Rainieri nos une la pasión por este pedacito de tierra llamado Puntacana. Recordar sus inicios como tierra virgen, desolada, aislada, contrastante con una floreciente y heterogénea comunidad de locales y extranjeros de todas las edades y credos, gente trabajadora, enfocada en su trabajo y su familia y unida por el mismo amor hacia este lugar paradisiaco que Dios no ha permitido desarrollar, es el mejor regalo que El Todopoderoso ha puesto en nuestras vidas profesionales.

Ya no somos “una” familia, somos una gran familia conformada por muchos que luchan por una comunidad sana, responsable, respetuosa, trabajadora, decidida a vivir en armonía y tranquilidad, con seguridad y respeto y trabajando para crear un mejor futuro para todos.

Esta ha sido una labor de amor, de responsabilidad, de conciencia y de entrega. Nuestra Gran Familia Puntacana ha asumido la preservación de este espacio único que juntos hemos creado y por la lucha día a día con entrega y dedicación.

Hemos tenido tropiezos y enfrentado dificultades que nos han hecho más fuertes y decididos. Cada vez que hemos caído, nos hemos levantado y lo hemos hecho más fuertes y más enfocados porque nos une el orgullo de haber creado y proyectado al mundo nuestra marca PUNTACANA y nuestros esfuerzos por hacer de nuestra región y de nuestro país un lugar mejor.

Pero, sobre todo, nos une la devoción de nuestra gente. Gente que da lo mejor de sí, haciendo este sueño suyo y participando en él diariamente con pasión y orgulloso, sin hora, sin tiempo, sin condiciones.

Los últimos cinco años han sido de gran desarrollo y crecimiento, pero también de mucho aprendizaje. La competencia, junto a la crisis económica mundial, ha representado un gran reto que nos ha obligado a ser más eficientes y creativos. Hemos salido airosos y estamos convencidos que las dificultades nos han fortalecido.

Gracias a todos. Su trabajo tesonero demuestra su pasión en lo que hacen. Gracias porque hacen suyas las necesidades de cada visitante y colaborador, aun en situaciones extremas para nuestras operaciones. Ustedes “son” la Gran Familia Puntacana que logra dar vida a la visión y la promesa de servicio de Grupo Puntacana.

Los invitamos a todos a mantener viva la pasión, la llama del amor por lo que hacen. Porque solo cuando hay amor y pasión nos entregamos completa y genuinamente. Ellos son el motor que nos hace perseverantes, constantes e incansables. Porque cuando nos entregamos con amor, dedicación y pasión, vencemos los obstáculos y miramos al futuro con esperanza y decisión. Dios los bendiga y gracias por ser parte de la Gran Familia Puntacana.